Libros

  • Los cuatro acuerdos del Dr. Miguel Ruíz: unas pautas relativamente asumibles para acordar con uno mismo y abrir en la tierra: las puertas del cielo. Te atreves?.

  • Juan Salvador Gaviota de Richard Bach: un libro para tener en el corazón toda la vida, y para leer cada vez que se te olvide que los límites los pones tú. “Más que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar”

  • El juego de la vida Florence Scovel Shinn, alguien dijo que la vida era un aprendizaje, hasta que llegó la reina de la canalización y dijo: ni hablar, la vida es un juego, y como el parchís, si te sabes las reglas: puedes ganar, si no…olvídate. ¿Juegas?.

  • Las 5 personas que te esperarán en el cielo, de Mitch Albom: ¿a quién me gustaría encontrarme a mi en el cielo si hoy falleciera?… efectivamente se encuentra con 5 personas en el cielo, pero no son exactamente las que a él le gustaría ver; sino que algunas son personas que cuando él estaba vivo ni siquiera supo de su existencia, y sin embargo fueron personajes determinantes, claves en su propia existencia.

  • El vendedor de tiempo de Fernando Trias de Bes: una sátira sobre el sistema económico actual, que no tiene desperdicio. Te regalo una reseña, a ver si te animas a leértelo, te va a divertir y a la vez te hará pensar: “Érase una vez un tipo corriente que vivía en un sitio aleatorio, en un pisito común, con una hipoteca de por vida. Nada fuera de lo normal. Salvo por una afición de juventud, quizás una obsesión: el estudio del sistema reproductivo de las hormigas de cabeza roja, afición ésta a la que no se podía dedicar por falta de tiempo…”.

  • Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Marquez: me enamoré de Santiago Nasar cuando su madre, Plácida Linero, me explicó en la página uno del libro que él siempre soñaba con árboles. “…angosta de novillero, los ojos dorados, y la piel cocinada a fuego lento por el salitre”…imposible no enamorarse. Hasta la última página pedía al universo que no muriera…pero claro…esto es lo que tiene leer una crónica…

Me encanta leer, me apasiona, así que si un día te apetece que te haga una recomendación, dime qué estilo de lectura te gusta y si coincidimos, te doy ideas encantada. O tal vez, quieras decirme tú a mi…genial!, gracias!.