Símbolos

La etimología de la palabra símbolo tiene su origen en el latín symbolum, significa signo o contraseña, y es que a lo largo de la historia, desde el origen hasta nuestros días han sido la varita mágica de la comunicación, junto con la palabra escrita y hablada. Aún recuerdo en una visita a la ciudad de Éfeso, que vi en el suelo el símbolo de un corazón con unos puntitos, una huella y el rostro de una mujer, la guía nos explicó que ese descubrimiento mío de buscadora de símbolos, indicaba el camino hacia el “lupanar” de la cuidad. Se le considera uno de los primeros “anuncios” de la historia.

Tienen múltiples orígenes y usos, incluso un mismo símbolo puede tener utilidades variadas, por ejemplo ” =”, se usa para equilibrar, para hablar de amor, para anticipar un resultado, para desbloquear una emoción, para armonizar cargas muy leves de la tierra (desplazamientos a 45º),..etc.

Depende de lo que cada uno necesita, hay todo un diccionario de simbología a nuestra disposición, a veces no hay más que dar un paseo por la historia del arte para encontrar símbolos muy curiosos: un alto cargo de la iglesia podía hacerse pintar en un retrato como bizco, sin serlo, para hacer llegar al pueblo la idea de que estaba conectado con Dios, de que era un ser “superior” gracias a su ojo, que miraba al cielo, y veía la Luz suprema. (Cardenal Tommaso Inghirami, de Rafael Sanzio c. 1510 – 1514).

El arte está lleno de ejemplos que si quieres un día podemos comentar con una infusión de hinojo, pero te cuento otro, de uno de mis cuadros favoritos: “El matrimonio Arnolfini” de los hermanos Van Eyck, aunque actualmente se le atribuye en concreto a Jan, está llenito de símbolos: el perrito – la fidelidad, los zuecos – el hogar confortable, el color de las ropas, el espejo – amplifica lo que hay al otro lado, fruta en la ventana – abundancia, madera – calor del hogar (no hay pobreza porque no hay frío), cama roja -pasión conyugal, … está repleto de simbología.

También tenemos a uno de los hombres más enamoradizos de la historia del arte, y ya es decir… Gustav Klimt, fíjate en su cuadro: “El beso”, sólo hace que buscar mujeres guapas y radiantes, para “sacar con ellas los pies de la alfombra”; él mismo confiesa a un amigo en una carta que se sentía como un pobre imbécil por su falta de capacidad para comprometerse. El símbolo de los pies fuera de la alfombra generó a su fallecimiento catorce sentencias de hijos que reclamaban su pensión alimenticia. Es uno de los pintores que más introdujo los elementos simbolistas, cada pintura esconde un cuento.

Los símbolos pueden estar basados en geometría, arquetipos, cuerpo humano, animales, naturaleza, plantas (como la célula de la vida, que es la típica flor que aprendemos a dibujar de pequeños)…y todos me resultan absolutamente apasionantes.

Puedes aprovechar la sabiduría que esconden pintándolos sobre algo, o simplemente utilizando su energía, imponiéndolos sobre una situación, cosa, huerto, terreno, cama, …siempre “con gracia y perfección divina”, para evitar “poner y no saber quitar”.

Déjame compartir contigo algunos de mis favoritos:

  • I: una raya, para armonizar algo que no veo claro. La visualizo sobre la situación y espero. La respuesta llega, alguien te aclara lo que necesitas comprender.

  • Y: para convertir en compatible lo incompatible. Es la manera de equilibrarse con el cielo y con la tierra, la respiración de los árboles, de pies a cabeza. Tengo una camiseta que uso cada vez que tengo que ir a un sitio que me impone, o que me pone nerviosa y necesito estar en calma. A veces la uso como interior y otras: abiertamente. ¿Me la has visto puesta?.Si quieres una, contacta conmigo.

  • La cruz de Jerusalem: limpia, protege, libera y regenera. Una maravilla.

  • Un círculo con un punto en el centro: da luz allí donde no llegan los rayos del sol.

  • Un corazón: es el arquetipo más conocido del universo. El toque de amor que necesita todo aquello que te da más pereza hacer. Es un gran escudo, y un gran aliado.

¿Te atreves a probar?.

Si quieres quedamos y practicamos un poco: ¿qué necesitas?.